Blog

Procede del árabe hispánico azzahár, y éste, del árabe clásico az-zahr (que significa flores).

El nombre Azahar se asocia popularmente a la flor de naranjo, la más apreciada de todas por su belleza, aroma y propiedades, las cuales son tradicionalmente consideradas terapéuticas.

Las flores de azahar son un símbolo de amor eterno, pureza y de fidelidad. Hoy en día, apenas se utilizan, pero tienen una amplia tradición en el mundo entero.

Los árabes fueron quienes introdujeron en Europa la costumbre de adornar la cabeza de la novia con estas flores a través de una bonita leyenda.

La leyenda cuenta que el árbol del naranjo sólo estaba en posesión de los reyes en la Península Ibérica ya que su belleza era un privilegio que sólo ellos podían tener. Entonces, un embajador francés que quedó encantado con estas flores intentó sobornar sin éxito al jardinero real para que le vendiera un brote del árbol.

Pero la hija del jardinero si aceptó el soborno,  ya que quería casarse y no tenía recursos económicos suficientes. De esta manera,  le vendió un esqueje al embajador y ella pudo casarse con el dinero que recibió. El día de su boda, la hija del jardinero se colocó una guirnalda de flores de ahazar en la cabeza como señal de gratitud al árbol. Desde entonces, comenzó a extender este uso de las flores en las bodas para atraer la felicidad.